SHUA A.M.: MUERTE COMO EFECTO