VARGAS LLOSA: VICIO DE ESCRIBI